Desdémona
Desdémona
La nave espacial reposa sobre la desolada Luna, un silencio temeroso inunda el horizonte celeste. Un vacío transparente delineando con claridad los contornos del cohete revela el asombroso logro humano. A lo lejos, Golo, un ser único con rasgos inefables, observa en silencio el vehículo extraterrestre, moviéndose hacia él con decisiones que la lógica no puede definir. Golo, el último de una generación superevolucionada en el planeta muerto, se ve impulsado hacia el objeto desconocido por una fuerza que va más allá de la dualidad del bien y el mal. Cuando Golo abre la puerta de la nave, se enfrenta a un olor denso y a la tibieza de la sangre, descubriendo un pequeño ser peludo que, con movimientos débiles, revela su necesidad de ayuda. A través de un acto de compasión, Golo proporciona al ser exhausto oxígeno y agua, desatando así el nacimiento del amor en su corazón, marcando un emotivo encuentro entre dos mundos aparentemente inconexos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *